IEAMED: ¿Sabías qué la obesidad infantil puede tener más consecuencias de las que te imaginas?
¿Sabías qué la obesidad infantil puede tener más consecuencias de las que te imaginas?

¿Sabías qué la obesidad infantil puede tener más consecuencias de las que te imaginas?

 

Fecha 31-05-2017

 

En España 1 de cada 3 niños sufren sobrepeso u obesidad = Comemos más y nos movemos menos que hace 30 años

 

El alejamiento del Estilo de Vida Mediterráneo nos ha llevado a que la percepción que teníamos antiguamente de que si el niño está gordito es porque está sano ya no es correcta en todos los casos. Hoy día tenemos que hacer una distinción entre el niño sano o el que sufre de sobrepeso u obesidad. Lo cual no significa que unos buenos mofletes tengan que ser motivo de alarma. En caso de duda es conveniente acudir al pediatra para que valore la situación.

La obesidad en general y la infantil en particular ha llegado a ser un tema tan serio que organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Internacional para el Estudio de Obesidad (IASO) tratan al sobrepeso y a la obesidad como una epidemia del siglo XXI. 

Una “mala” alimentación no es la única culpable de esta enfermedad. A estos niveles alarmantes de obesidad y sobrepeso nos ha llevado una suma de malos hábitos, que confluyen en un estilo de vida descompensado. 

El Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo en el artículo “La obesidad infantil como resultado de un estilo de vida obesogénico” destaca estos aspectos: 

Falta de actividad física: Sedentarismo.
Psicológicos: Falta de gestión emocional, estrés, ansiedad y/o depresión.
Falta de descanso: Falta de horas de sueño reparador que afecta directamente a los ciclos hormonales.
Desorden alimentario: Desayunos incompletos, cenas tardías y la ingesta de más energía de la que consumen.

La falta de horas de sueño reparador puede parecer inconexo con el sobrepeso, sin embargo son muchos los estudios que apuntan que la falta de un descanso adecuado afecta al metabolismo de los lípidos y conlleva al mal humor haciéndolos más propensos a los atracones.

Los niños que padecen sobrepeso u obesidad entre los 4 y los 16 años, según varias investigaciones como la realizada por el Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría, abren una puerta a una pérdida de la calidad de vida, no solo por continuar con el sobrepeso u obesidad en la edad adulta, sino porque está directamente relacionado con diversas complicaciones a corto, medio y largo plazo, entre las que se encuentran las alteraciones del metabolismo lipídico  y otras que no corresponden con edades tan tempranas, como la diabetes Tipo 2, cólicos biliares, hipertensión, artrosis, apnea obstructiva del sueño junto con otros problemas respiratorios, alteraciones cardiovasculares, e incluso algunos tipos de cáncer. No hay que olvidar que el incremento excesivo de peso está asociado a numerosos casos de estrés, ansiedad y depresión, al usar los alimentos hipercalóricos como recompensa. Estos hechos los refrendan numerosos estudios como los que recoge la Sociedad Española para la Obesidad (SEEDO).
 
En España el 53,7% de la población sufre sobrepeso u obesidad. La Sociedad Española De Endocrinología Y Nutrición (SEEN) señala que el factor genético no es tan determinante, afectando al 35% de los casos de obesidad genética y el otro 65% por estilo de vida. 

Tanto la IASO como la OMS han señalado que esta epidemia es uno de los mayores retos sanitarios del siglo XXI.

Especialistas del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) y amas de casa se unen en una iniciativa: “Compra sano Low Cost”, que nos propone unas acciones al alcance de todos con el fin de hacer más económica la compra y mejorar las comidas. entre estas destacamos:

1. Planificar el menú de la semana, de forma que puedas realizar una lista de la compra, así evitaremos compras innecesarias y tentadoras.
2. Ir a hacer la compra sin hambre.
3. Ir sin prisas, a fin de poder leer los etiquetados.
4. Retomar el consumo de legumbres al menos 3 veces a la semana, además de ser un recurso económico es de gran valor nutricional y saciante.
5. Retomar el consumo 2 a 3 veces por semana de pescado.

A las que sumamos nosotros:

6. Retomar el desayuno mediterráneo y evitar salir de casa con el estómago vacío.
7. Disminuir el tamaño de las raciones. Es conveniente saciar no llenar. 
8. Controlar el consumo de sal y salsas, especialmente industriales.
9. Adelantar el horario de las cenas.
10. Limitar el uso del movil, tablet, ordenadores y videojuegos sobre todo por la noche. Ya que la luz de estos dispositivos y la excitación que provocan afecta al ciclo hormonal de la melatonina que es la hormona que nos proporciona el descanso.
11. Incrementar la actividad física buscando la motivación del niño u adolescente como divertimento y no como obligación.

En Ámsterdam tenemos un magnífico ejemplo de éxito en la lucha contra la obesidad infantil. Tratándose de un fenómeno multifactorial se abordó el tema desde todos los ángulos, formando a padres en alimentación y estilo de vida saludable incluyendo cursos de cocina; a los profesores también se les formó en el estilo de vida saludable. Cambiaron los menús de los comedores escolares y a médicos y pediatras los formaron en nutrición y ejercicios para pequeños y adolescentes. El resultado fue una reducción del 12% en la obesidad infantil de 2012 a 2015.

Bibliografía:
Organización Mundial de la Salud (OMS): http://www.who.int/end-childhood-obesity/facts/es/
Art. del Departamento de Psicología. Universidad de Oviedo: “La obesidad infantil como resultado de un estilo de vida obesogénico”
Sociedad Española De Endocrinología Y Nutrición (SEEN): http://www.seen.es/docs/biblioteca/areas-tematicas/obesidad/obesidad-infantil.pdf
Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría: http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/13099693_s300_es.pdf
Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO):
Sociedad Española para la Obesidad (SEEDO)

 



YouTube
Flickr

Aviso Legal